Expatriados; Más allá de la necesidad

Esta reflexión surge tras un almuerzo con un ex compañero con el que tuve ayer  la oportunidad de charlar en uno de los pocos viajes que hace de “visita” a España. Su nombre es F. y trabaja desde hace 6 meses en A. Él no piensa llevarse a la familia (de momento).

No es el único caso de ex compañeros y amigos, y conociendo cuáles son sus perfiles, vidas y motivaciones algo falla.

J. se fue a B. contratado por compañía española y tras un año allí, se llevó a la familia. Lleva 4. Su mujer dejó su trabajo.

JR. a M. “obligado” por compañía española y tras unos meses, se llevó a la familia. Lleva 4. Su mujer dejó su trabajo.

G. a P. “obligado” por compañía española y tras 3 años la familia sigue en España.

M. a D. contratado por consultora internacional y desde el inicio está allí con la familia. Lleva 3. Su mujer dejó su trabajo.

I. a P. contratado por compañía española y posteriormente por compañía polaca. Desde el inicio está allí con la familia y lleva 6. Su mujer trabaja allí.

Todos ellos, grandes profesionales, magníficas personas y que como muchos más profesionales y compañías tienen que tomar una decisión difícil empujados por la necesidad.

Un denominador común en todos ellos es tener una familia formada y disponer en su momento de un entorno social y profesional estable. Todos ellos tienen entre 40 y 55 años por lo que su situación respecto a los recién titulados o más jóvenes, en mi opinión, es algo distinta.

En todos los casos toman la decisión de emigrar por dos factores: la incertidumbre ( gran enemigo para todos en estos momentos y generador de mucha ansiedad ) y la “necesidad” no sé si bien entendida ya que por necesidad cada uno de nosotros entendemos algo distinto.

La remuneración para los expatriados es la misma que en España actualmente por lo que nada tiene que ver con la fortuna que ganó mi tío Jose ( Ingeniero de Caminos ) en Venezuela durante los años que trabajó allí con Dragados y Construcciones hace 40 años.

Esta decisión, por los condicionantes sociales y familiares, es una decisión a priori temporal  ya que ninguno de ellos piensa vivir definitivamente fuera de España.

Pero para todos ellos pasa va pasando el tiempo y lo que en principio era una decisión acertada y que yo compartía, se ha convertido en mayor ansiedad que la producida en su momento por la incertidumbre.

Una necesidad económica en su momento es ahora una necesidad vital.

No sólo piensan en volver sino que necesitan volver. Principalmente por razones familiares y sociales pero también por motivos profesionales.

Siendo todos ellos profesionales con una larga trayectoria disponían de un entorno profesional en el cual surgen la mayoría de oportunidades laborales, tal y como determinan distintos estudios y estadísticas. Se desvinculan de este entorno y su nuevo nicho de oportunidades perciben que está en su lugar actual de trabajo y residencia.

En todos los casos, y por mi buen conocimiento de ellos, produce desmotivación, y sobre todo infelicidad.

En una edad madura ya no pensamos solo en nosotros mismos. Responsable y coherentemente con nuestro proyecto de vida pensamos en nuestros hijos y en nuestros padres. Eso es lo que realmente nos llena y por lo que luchamos y nos sacrificamos.

A mí, desde luego, me surgen muchas dudas sobre si realmente estarán sacrificando mucho más que las cuestiones económicas que, claro está, son muy pero que muy importantes.

Todas las decisiones presentes condicionan nuestro futuro. Pero, ¿ Hasta dónde ?

¿ Son las compañías conscientes del esfuerzo emocional que supone para todos ellos ?

A todos los que conozco y a todos los expatriados con o sin hijos, ¡¡ Ánimo y hasta pronto !!

Y alguna definición y concepto para seguir reflexionando…..

RAE: expatriado, da.

(Del part. de expatriar).

. adj. Que vive fuera de su patria. U. t. c. s.

expatriar.(De ex- y patria).

1. tr. Hacer salir de la patria.

2. prnl. Abandonar la patria.

Wikipedia: Expatriado

Un expatriado (diminutivo expat)  es una persona que, de forma temporal o permanente, reside en un país diferente del país en el que nació. El término viene del ex («fuera de») y patria («país, madre patria»).

El término se usa comúnmente en el caso en que las empresas envían a sus profesionales o trabajadores a sus delegaciones en el extranjero,1  distinguiéndose así los profesionales cualificados, que son los expatriados, de los inmigrantes o mano de obra extranjero, en busca de empleo para mejorar sus condiciones económicas.

No existe una definición establecida e inamovible. Así, una persona que es vista desde su país como expatriado puede ser percibida como inmigrante en el país anfitrión. Sin embargo, un jubilado que viva en otro país normalmente se considera expatriado.

Wikipedia:

Gestión de recursos humanos de empleados expatriados[editar]

La necesidad de desarrollo de un liderazgo a nivel internacional ha desencadenado un aumento mundial en la movilidad.20  La remuneración de este tipo de empleados consiste generalmente en un fijo más beneficios como gastos pagados y otros no monetarios como casa y servicios educativos. Algunas empresas cubren por completo la escolarización de los hijos de estos empleados en colegios internacionales privados, aunque otras más modestas no y los hijos han de ser matriculados en colegios locales.

Una de las causas más frecuentes de la repatriación temprana es la incapacidad del cónyuge para adaptarse al nuevo emplazamiento.21  Por eso, las empresas suelen ofrecer consejo y orientación a los cónyuges. Normalmente, no existe un salario compensatorio por pérdida de ingresos de los cónyuges, pero sí puede haber otros servicios y asistencia. Existen estructuras y asociaciones que ayudan a los cónyuges en su búsqueda de empleo. Un ejemplo es el Gracia Arts Project de Barcelona.

Hay ventajas e inconvenientes enla contratación de expatriados para trabajar en las delegaciones internacionales de las empresas.22  Entre las ventajas se encuentran la coordinación más directa de las divisiones internacionales de las empresas y su imagen más internacional. Entre las desventajas, encontramos los elevados costes de traslado, la posibilidad de encontrar trabas en el país de destino, así como la posible falta de adaptación al entorno extranjero.23

Los departamentos de recursos humanos recorren a empresa especializadas en de relocalización y empresas de mudanzas internacionales especializadas en expatriados, que pueden ayudar en la gestión del trabajo y la gestión financiera, entre otros servicios.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*