Carrilleras con tomate, cebolla y brandy

Estas carrilleras con tomate, cebolla, brandy y alguna cosa más es una receta propia inspirada en los guisos de carne tradicionales como los de ternera o costillas de cerdo. Aunque nos llevará un par de horas cocinarlas, el resultado es espectacular y no hay que estar pendiente de ellas mientras se cocinan. El coste es bajo, en esta ocasión unos 10 euros, ingredientes nada sofisticados, sin exceso de grasas y que ha encantado a todos en casa. Incluso a algún amigo que las ha probado le voy a tener que hacer unas cuantas. Un plato ideal para mojar pan y tomar una copa de vino. Y si las acompañamos con unas patatas asadas, apaga y vámonos.

Ingredientes para 4/6 personas: 800 gramos de carrilleras, 400 gr de tomate triturado, 1 cebolla, 1 vaso de brandy, ½ litro de caldo de pollo, 1 cucharada sopera de hierbas provenzales, 1 hoja de laurel, 2 dientes de ajo, 1 cucharada de azúcar, aceite de oliva virgen, pimienta negra molida y sal.

La elaboración:

En primer lugar salpimentaremos las carrilleras y cortaremos la cebolla en juliana.

En una sartén pondremos una cucharada de aceite, y a fuego medio, sellaremos las carrilleras por ambos lados. Reservaremos dejando en la sartén.

En un puchero de base ancha, echaremos un chorrito de aceite, calentaremos a fuego bajo y añadiremos los ajos con un corte por el medio y la cebolla en juliana.

Taparemos y dejaremos que se poche. A fuego bajo.

Cuando esté pochado, añadiremos el brandy, le daremos un par de vueltas para que se evapore el alcohol y añadiremos el tomate con las hierbas provenzales y la hoja de laurel.

Dejaremos unos 15 minutos con el puchero tapado y al mínimo que se haga bien el tomate. Le daremos unas vueltas de vez en cuando.

Cuando veamos que está bien hecho, colocaremos las carrilleras uniformemente en el puchero y añadiremos el caldo de pollo.

Llevaremos a ebullición con el puchero tapado.

Cuando comience a hervir, bajaremos el fuego al mínimo y dejaremos 90 minutos dando una vuelta de vez en cuando.

Si viéramos que se queda sin caldo, siempre le podremos añadir un pelín de caldo o agua a las carrilleras. Pero lo justo ya que nos interesa que no quede caldo. Ha de quedar una salsa espesa.

Pasados los 90 minutos tendremos las carrilleras listas para servir.

Buen provecho!!

Share Button

Los comentarios estan cerrados.